sábado, 10 de mayo de 2008

¿CÓMO TRATAR Y CURAR LA ENFERMEDAD?

El cáncer es una enfermedad de la mente, el cuerpo y el espíritu. Por tanto, se requieren cambios a estos tres niveles. Una actitud activa y positiva, le ayudará a la persona con cáncer a combatir y a convertirse en un sobreviviente; darse por vencido sólo acelerará el proceso invasivo de la enfermedad.


El ingrediente principal para la cura del cáncer es el cambio de actitud y de pensamiento, que conllevará un cambio en la rutina diaria. La enfermedad es sólo una señal de alerta de nuestro cuerpo, que nos avisa que algo no anda bien y que debe resolverse; si sólo nos encargamos de destruir el medio con que el organismo nos alerta, lo único que conseguiremos es que el síntoma regrese y quizás con más fuerza. Por esto, los métodos agresivos como la quimioterapia, más que efectividad han demostrado daños irreparables en el sistema inmunológico de los pacientes, por lo cual, inevitablemente se acelera su muerte a causa de infecciones y enfermedades menores. Métodos como la cirugía también han mostrado la invasión de las células cancerígenas a otros tejidos. De este modo, es claro que ni la quimioterapia ni la cirugía son la cura para la enfermedad.

Así es que, a la persona con cáncer no le queda más remedio que enfrentar sus conflictos, resolverlos y cambiar su vida, cambiar lo que come, lo que hace, lo que piensa y cómo asume la vida. Debe asumir una actitud valiente y decidir sí cambia o se rinde. Para esto, debe enfrentar la enfermedad como un aviso, no como un enemigo invencible. El cáncer tiene cura y no es una vacuna, los sobrevivientes tienen algo en común y es que decidieron vivir; por su familia, para cumplir sus sueños y para alcanzar sus metas. Decidieron cambiar su vida y ahora son una prueba fehaciente de que cambiar el modo de vivir, tener fé y esperanza, son la cura para ésta y muchas enfermedades.

Es extraño, pero las emociones negativas enferman a quien las siente. La rabia, la incomprensión, el no perdonar, el odio, la envidia, el deseo de venganza y no expresar los sentimientos, son la base de muchas enfermedades. Tanto, que algunos afirman que todas las enfermedades son psicosomáticas. Aprender a relajarse, a disfrutar de la vida, a perdonar, a expresar lo que sentimos, a tener un espíritu amable y amoroso, con una actitud positiva, será de mucho beneficio para nuestra salud y será fundamental, en la curación de la enfermedad.